domingo, 14 de marzo de 2010

ENTRE LA NADA Y LA VIDA


A mitad de camino entre la nada
y la vida, uno tiene que elegir
entre salvar de las goteras los sueños
o quemar los libros viejos
para colocar los nuevos en su lugar.
¿Qué dejar en el altillo y qué reciclar
para costruir en su lugar lo bello?

A mitad de camino entre la nada
y la vida, prefiero tirar por la borda
todo lo que no me arranque de raíz
un beso. ¿Para qué tanto orden en el miedo
si los sentimientos acaban por convertir
en ludopatía el deseo?

A mitad de camino entre la nada
y la vida, quiero sean tus brazos
los que al dormir mezan mis sueños.
De qué sirve intentar ser menos íntimo
con los versos, si me salen por los poros
sin que tenga que ver en ello.

A mitad de camino entre tu vida y la mía,
espero al porvenir con la serenidad del tiempo,
con estos 270 días de saldo encadenado al aire
que desplazas al caminar,
tan libre que podría salir corriendo,
tan libre que decido seguir queriendo.

1 comentario: